Autor: sofizermoglio

el peso del cuerpo

el peso del cuerpo

El peso del día cae sobre los hombros silencio se pasa la vida suspiros que se pierden instantes que pasan indiferentes   Silencio   Instantes, olvidamos al instante lo que era la alegría maquinas trabajo repetido repetitivo   Silencio   Aroma a duraznos que se […]

Pineapple Carrot Cake

Pineapple Carrot Cake

En una nueva inventiva de #Comidasdelmundo en el que cocino pensando en un país pero con lo que tengo en mi alacena y heladera preparé una de mis tortas preferidas. La primera vez que la comí fue viviendo en USA, pero su origen es europeo. […]

El Getty Center de Los Angeles celebra: Michelangelo: Mind of the Master

El Getty Center de Los Angeles celebra: Michelangelo: Mind of the Master

“Every one of Michelangelo’s iconic creations began with a drawing,” said Timothy Potts, director of the Getty Museum.

 

Tuve la oportunidad de recorrer esta pequeña muestra organizada en conjunto por el Museo de Arte de Cleveland y el Museo Getty junto con el Museo Teylers, Haarlem, Holanda.

Michelangelo: Mind of the Master es una importante selección de más de 28 exquisitos dibujos de Miguel Ángel de la más alta calidad, muchos de los cuales nunca han sido mostrados fuera de Europa. La mayoría son bocetos en ambas caras del papel y se puede apreciar la forma en la que trabajaba este genio.

View this post on Instagram

Hoy tuve la oportunidad de recorrer esta pequeña muestra organizada en conjunto por el Museo de Arte de Cleveland y el Museo Getty junto con el Museo Teylers, Haarlem, Holanda. Michelangelo: Mind of the Master es una importante selección de más de 28 exquisitos dibujos de Miguel Ángel de la más alta calidad, muchos de los cuales nunca han sido mostrados fuera de Europa. La mayoría son bocetos en ambas caras del papel y se puede apreciar la forma en la que trabajaba este genio. Amo tener la oportunidad de enterarme de detalles como que Miguel Angel era tan pero tan detallista e impecable que practicaba cientos de veces antes de empezar la obra, lo lamentable es que quemaba todos los bocetos en los que practicaba, así que nos ha privado del placer de ver como era el recorrido desde que empezaba a trabajar hasta tener el producto terminado. La exposición ofrece una oportunidad inusual de experimentar de primera mano un grupo clave de bocetos supervivientes, la mayoría de los cuales estaban en la colección de la Reina Cristina de Suecia, una monarca fascinante y poco convencional amante del arte que abdicó del trono y se trasladó a Roma, donde construyó una colección de arte de gran importancia. Los curadores son Julian Brooks, curador principal de dibujos con Edina Adam, curadora asistente de dibujos. A partir de mañana hasta el 7 de junio pueden pasar a admirarla. 👉🏻 👉🏻 👉🏻 👉🏻 #sofizermoglio #gettymuseum #michelangelo #mindofthemaster #michelangelomindofthemaster #miguelangel

A post shared by Sofi Zermoglio (@sofizermoglio) on

Amo enterarme de detalles como que Miguel Angel era tan pero tan detallista e impecable que practicaba cientos de veces antes de empezar la obra, lo lamentable es que quemaba todos los bocetos en los que practicaba, así que nos ha privado del placer de ver como era el recorrido desde que empezaba a trabajar hasta tener el producto terminado.

“Every one of Michelangelo’s iconic creations began with a drawing,” said Timothy Potts, director of the Getty Museum. “It is through his masterful drawings that we can witness his creative process at its most spontaneous and expressive. This exhibition presents works from the unrivaled collection of the Teylers Museum in the Netherlands that have never before been exhibited as a group in the United States. This exhibition is truly a once-in-a-lifetime opportunity that cannot fail to make a lasting impression on all who see it.”

La exposición ofrece una oportunidad inusual de experimentar de primera mano un grupo clave de bocetos supervivientes, la mayoría de los cuales estaban en la colección de la Reina Cristina de Suecia, una monarca fascinante y poco convencional amante del arte que abdicó del trono y se trasladó a Roma, donde construyó una colección de arte de gran importancia.

View this post on Instagram

Michelangelo: Mind of the Master brings a collection of rare Michelangelo drawings of the highest quality to Los Angeles from February 25 through June 7, 2020, offering visitors the opportunity to see first-hand the genesis of some of the master’s most iconic works. Michelangelo is widely acknowledged as one of the most creative and influential artists in the history of western art. Indeed, his most famous works—from the marble David in Florence to the fresco paintings in the Sistine Chapel and the monumental dome of Saint Peter’s in Rome—have come do define the Italian Renaissance. This exhibition presents works from the unrivaled collection of the Teylers Museum in the Netherlands that have never before been exhibited as a group in the United States. This exhibition is truly a once-in-a-lifetime opportunity that cannot fail to make a lasting impression on all who see it. Organized by the Cleveland Museum of Art and the Getty Museum in conjunction with the Teylers Museum, Haarlem, the Netherlands, Michelangelo: Mind of the Master brings an important selection of more than 28 exquisite Michelangelo drawings of the highest quality, many of which have never before been shown outside of Europe. 👉🏻 👉🏻 #getty #desdelosangeles #dla #sofizermoglio #michelangelo

A post shared by Sofi Zermoglio (@sofizermoglio) on

 

 

El Museo Teylers abrió sus puertas en 1784 y es conocido como el museo más antiguo de los Países Bajos, con una colección única en el mundo. La colección de dibujos de Miguel Ángel ha estado en el museo desde 1791 y esta es la primera vez que salen del Museo Teylers como grupo.

A partir del 25 de febrero hasta el 7 de junio puede visitarse y admirarse.

La nueva peli de Pixar, Onward, prueba que la mayor magia es la familia

La nueva peli de Pixar, Onward, prueba que la mayor magia es la familia

Siempre digo que criar hijos en estos tiempos modernos es un desafío constante. Hay que estar en alerta 24/7, por eso las propuestas en materia de diversión a las que nos tienen acostumbrados los directores y creativos de Disney-Pixar, son siempre una opción considerada “saludable” […]

Desconectados

Desconectados

La gente no sabe, pero los observo: quietos, en silencio, no escuchan, no hablan, no ven, casi que no sienten. Robots frente a una pantalla táctil con ojos vidriosos, resecos. Momentos de conexión que han pasado a ser parte del olvido. En algunas ocasiones los […]

Letras

Letras

Me preocupé por mirar el papel.

Es que estaba desorientado y sentía la necesidad de buscar una mano amiga que me sacara de la angustia y liberara la opresión que sentía en el corazón.

Note que no podría volver a escribir y creí que todos se habían dado cuenta.  Sentí que lo sabían. Tenía miles de ojos en la nuca que me señalaban, me perseguían.

Era como un licuado de vergüenza y fracaso que llenaba mi garganta de un sabor amargo y mi nariz de olor nauseabundo y podrido.

No había ya palabras, ni letras. No había nada, estaba vacío, sin ideas, que es lo mismo casi que estar sin alma. Desnudo, indefenso, perdido.

Volví a observar el papel. Me preocupé por mirar su blancura. Las líneas que dividían mi hoja en renglones habían cobrado vida, vi que se movían como olas gigantes y creí que me alcanzaban, me envolvían. Naufragaba a la deriva de un mar de ideas que se desvanecían.

¿Es que acaso estaba viviendo en un sueño? Más que un sueño era una terrible pesadilla y dentro de ella ni mi mano ni mi cerebro no se conectaban, sin comunicación aparente mi única forma real de expresión me había dejado. Miré mi mano imposibilitada de movimientos: ya no soy humano.

Sin embargo, aunque lograra mover la mano sobre el papel en blanco con renglones mojados, me di cuenta que mi lápiz no tenía punta, por lo que tampoco hubiese sido posible garabatear ningún recuerdo escondido, previo al miedo, previo a estar vencido.

Miré el papel en blanco, mi cerebro vacío, mi lápiz sin punta y mi pupitre de repente comenzó a hacerse cada vez más pequeño.

¿Donde estoy? Es un aula de una escuela que no distingo, me es ajena.

A-E-I-O-U

Paro. Retrocedo, mi pupitre se hace aún más pequeño y este aula crece en dimensiones escalofriantes. Y yo soy diminuto y estoy solo. Miro las letras, ya no sé cómo suenan esas vocales, no entiendo cuál es cuál.

En realidad, no estoy seguro si hay un sonido que da el nombre a una vocal.

No leo, no escribo, no pienso, casi que no respiro. Si no logro garabatear mi hoja blanca definitivamente, no existo.

Tengo frío y mientras reconozco que necesito un abrigo, un fuerte cachetazo golpea mi mejilla y es tan fuerte el golpe que quema, me asfixia. Se que está roja aunque no me refleje ningún espejo. Una lágrima cae lenta a través del ardor y escucho gritos cargados de odio:

“tienes que aprender las vocales,

tienes que aprender a leer,

tienes que aprender a escribir,

tienes que aprender las tablas,

tienes que aprender a sumar,

tienes que aprender a vivir.”

Escondo mi cabeza con brazos débiles y tapo mis oídos con manos insignificantes, la frente se arruga , la nariz gotea, los hombros y la espalda se tensan, no hay cuello, hay miedo, soy un niño, no lo entiendo.

Los aullidos van perdiendo intensidad y se ahogan en la corta distancia de un tiempo que se desvanece. Creo que el peligro ha pasado y abro cauteloso el ojo izquierdo, tomo coraje y con los dos vuelvo a la hoja de papel en blanco con sus renglones que  naufragan en mi pupitre pequeño, a este aula gigante, a mi lápiz que sigue sin tener punta. A mi fracaso, a mi vacío.

Con un poco más de confianza, levanto aún más la cabeza y mis ojos se clavan en las letras escritas con tizas de colores en el pizarrón del frente.

A-E-I-O-U

No las conozco, no se como suenan.

¡Rinnnnnnn! Aguda campana ensordecedora resuena no tan lejos.

No, no estoy solo, estoy rodeada de niños que no quiero, que gritan alocados mientras salen por la puerta que da a un patio donde hay un mástil con una bandera que no es mío.  Maestras con guardapolvos largos y peinados antiguos y ojos pintados con sobras violetas caminan entre los alumnos que juegan, mientras cuchichean chismes de las otras maestras que toman café amargo y fuman ansiosas.

Mi malestar mejora, lentamente la angustia se disipa, es que la mano salvadora que espero desde el principio de los tiempos ha llegado y me distrae.

Repite mi cabeza con ecos: ha llegado… Ha llegado.

Es alguien alto con un rostro nublado que no distingo, con voz amarga de mates verdes y dientes amarillos. Olor de invierno que llena mis sentidos. Toca mi frente y exclama: “tienes fiebre”.

Caigo vencido por el peso inhumano que se cuelgan de los postigos de mis ojos brillosos.

Lejos del conocimiento adquirido y los versos aprendidos, ya no escucho niños, ni oigo sus chillidos, no veo letras pintadas en pizarrones con tizas de colores, ya no tengo un lápiz sin punta entre mis dedos, ni estoy sentado en un pupitre pequeño,  la hoja blanca  con renglones que mojan que tenía delante de mis ojos se ha desvanecido. No existe, es olvido.

Pese a la tranquilidad de saberme en la guarida, sin cachetazos, sin miedo y con la brújula marcando la salida, mi garganta sigue seca, raspa.

Vuelvo a abrir los ojos luego de creerme muerto. Conocimiento de letras que he aprendido

Miro y me abrigo, estoy tranquilo, he recobrado el dominio de mi mismo.

Me olvido del olvido, siento que escribo.

PCH: unir Los Angeles a San Francisco un paseo obligado

PCH: unir Los Angeles a San Francisco un paseo obligado

Cada año Los Ángeles se llena de viajeros. Bermudas, sandalias, cámaras colgando del cuello, imposible olvidarse los anteojos negros y  es gracioso ver sombreros de lo más extravagantes y coloridos. Turistas de los lugares más recónditos del planeta se mezclan entre los locales. El calor […]

La luna de rock

La luna de rock

Hace muchos más años de los que soy capaz de recordar, alguien se cruzó por el camino en el que andaba. En cuestiones de tiempo, su paso fue casi esporádico. Pero en su andar, dejó colgado en el techo de mi cueva una frase que […]

“The goop lab” y la terapia alternativa que practico

“The goop lab” y la terapia alternativa que practico

Muchas personas vamos lentamente despertando a la necesidad de nutrir el cuerpo y el alma. Encontrar la salud en los alimentos, pero también en la forma de vida. Abrirnos a los conocimientos, a la ciencia, a la naturaleza. En lo personal creo que lo espiritual está íntimamente ligado a esa búsqueda de bienestar físico y mental.

Hace unos días buscando qué había de nuevo en @Netflix me topé con “the Goop lab” de Gwyneth Paltrow.

Desde que cambié mis hábitos alimenticios, desde que estudié en @IIN para entender y ser aún más consiente y entender realmente por qué lo que hago hace la diferencia, al menos en mi cuerpo, he compartido prácticas que incluyo en mi vida como meditar.

Lo gracioso para mí al ver el show, fue que de las terapias que muestran yo he intentado varias, pero me gustaría compartirles una de ellas.

Agua.

El agua es vida, el agua es limpieza, el agua es claridad, es movimiento, es agua es fuerza, es energía.

Cuando era chica mi mamá me enseñó los beneficios de tomarla, de elegirla por sobre cualquier gaseosa y confieso que no adquirí el hábito de tomarla hasta que fui consciente de la importancia de no elegir deshidratarme con las basuras “colas” y optar por lo más barato y natural que es el agua. Pero mamá en sus tips de belleza, porque mi mamá era una mujer a la que le gustaba verse bien, era extremadamente coqueta y siempre sabía lo último de la moda y las tendencias, también tenía un as milenario bajo la manga. Ella me enseño que el agua fría tiene muchos beneficios para el cuerpo y la mente.

Automáticamente parece que el cuerpo despertara a la vida, porque nos activa y despeja.

Genera una mayor activación y una leve mejoría del humor, aliviando estrés y la ansiedad.

El cuerpo necesita una mayor cantidad de energía para hacer frente al frío, lo que implica acelerar la adquisición de oxígeno. Así, aumentan los niveles de oxígeno de nuestro organismo, así como el ritmo con el que la sangre circula por el cuerpo.

El agua fría permite la tonificación de la piel al estirarla. También previene la caída del cabello y hace que este tenga un mayor brillo.

Dicen que Marilyn Monroe se metía en bañaderas llenas de hielo para no envejecer. Personalmente tengo, por herencia, mala circulación, soy incapaz de meterme en un jacuzzi porque me da miedo que las venas me exploten. Así que lo que hago son baños intermitentes de agua helada y tibia.

En mis días en Argentina, en el calor del verano entrerriano, siquiera considerar el agua tibia hubiese sido un pecado, pero volver al invierno de LA me ha permitido reencontrarme con mi práctica de bañarme con agua fría. A veces, cuando no tengo ganas o siento que el clima es muy extremo, solo lo hago en las piernas y fomento la circulación en mis tobillos y piernas, pero últimamente que el clima oscila entre los 5C y 20C  prefiero sentir el frío del agua caer sobre mi cabeza.

Mi clave es siempre respirar y disfrutar. No forzar al cuerpo a “aguantar” sino recibir como un beneficio, una oportunidad más para hacer algo bueno por mi cuerpo y mi salud. Hermoso.

Pero le sumo  que el hecho de ducharme con agua fría lo vivo cada vez como un pequeño reto o desafío a superar, lo que en último término genera mayor sensación de autocontrol, autoeficacia y autoestima.

Ahora gracias al show de Gwyneth Paltrow descubrí a Wim Hof Method, me bajé su APP y estaré tratando de seguir su método. A Wim Hof se lo conoce como Iceman y la verdad me pareció espectacular lo que cuenta. El asegura que nuestros cuerpos son capaces de muchísimas más cosas de lo que nos imaginamos. A mí me encanta sentir que tenemos superpoderes escondidos en nuestros cuerpos. Que somos capaces de sortear pruebas y asombrarnos nosotros mismos de nuestro potencial.

Agua, vida, salud, experiencias, espiritualidad, comunidad, comunión, somos parte de un todo que es bueno compartir. Estirar los brazos y abrazar fuerte la sabiduría que viene de otros seres humanos que llegaron un ratito antes que nosotros a abrir el corazón y el cuerpo a la sanación.

“Meat-less-balls”. Albóndigas sin carne

“Meat-less-balls”. Albóndigas sin carne

Buscando ideas en un libro de recetas nuevo de Johana Clavel que se llama “Cocina latina ligera“, me encontré con esta receta que me resultó muy prometedora y no me equivoqué. Soy de las que seguir al pie de la letra una receta le resulta […]