De este mundo y un poquito más allá

Empatía

Loading Likes...

No podría explicar la cantidad de frases hechas y repetidas que uno escucha cuando esta pasando por un momento complicado.

A ver… el tema es el siguiente.

Es una realidad que mucha gente se entristece y piensa que es una pena que estemos pasando por este momento difícil. Estar enfermo no es lindo para nadie; ser familiar de una persona enferma tampoco.

Pero en el medio del proceso de entender lo que esta pasando, en medio de la necesidad de encontrar el camino correcto para salir lo más airoso del problema posible, nos encontramos con gente amiga, familiares, vecinos y “demases” conocidos que al enterarse de nuestra odisea, se acercan con palabras o gestos que pueden ser acertados, o muy pero muy fuera de lugar.

Hay tantas palabras o frases de consuelo como peces hay en las aguas. En mi opinión la gente que realmente esta interesada en lo que te pasa y siente dolor por tu momento, es justamente la que más empatía y discreción muestra. Esas personas por lo general hacen saber que podes contar con ellas pero no te están atosigando. La realidad es que lo que menos uno necesita es estar pensando en que hay que hablar con la gente que te llama y hay que contestar mensajes y hay que, y hay que, y hay que y hay que… AGOTA.

Ejemplos:

  • Existen los discretos que escriben un email, mensaje de txt, alguna notita, te cuentan que van a rezar o te hacen saber que acompañan tu pesar. Y te dicen, “hazme saber si necesitas algo”.
  • Los invasivos. Ay son terribles.
  • Los que encima de todo lo que te pasa, se ofenden cuando no contestas sus llamadas o mensajes.
  • Los que  preguntan cosas que son imposibles de responder y que ante sus dudas, no tienen reparo en preguntarte las cosas más desubicadas, aquellas que uno mismo esta tratando de entender. Esas cosas que nos tiran en la cama y nos hacen llorar apretados contra la almohada; esas cosas que representan una procesión interior y que llevan mucho tiempo de digerir.

Sin ninguna duda, creo que nadie tiene ninguna mala intensión al hacerlo, solo que no han nacido con tacto o tal vez nunca les ha pasado nada tan grave en la vida que sientan la necesidad de pensar y repensar las palabras y las formas que utilizan para hacer llegar los mensajes. Hay que entender que muchas personas primero sienten la necesidad de lograr sacar la cabeza, para poder hacerle frente al mundo.

Tal vez haya quien piensa que uno esta en el DEBER de “querer o tener que” compartir con TODOS el momento complicado que estamos pasando. La realidad es que no todos los días uno se levanta del mismo humor que el anterior, tal vez hoy tengamos ganas de contar y compartir, pero tal vez pasado mañana esas ganas se hayan esfumado como por arte de magia y nos encontremos frente a la necesidad de mantenernos en silencio y trabajar interiormente pensamientos y necesidades.

Estar enfermo implica tener que lidiar con una ciclotimia constante.


A veces es complicado que se entienda que uno lucha internamente tratando de mantenerse con la cabeza en alto para uno mismo, y para los familiares más cercanos, y para los hijos, pero eso no implica que uno tenga fuerzas para el resto del universo.

Cada uno hace lo que puede. Por supuesto que se recibe el amor que llega desde muchos rincones y se agradece profundamente porque también es parte de la recuperación el sabernos amados y pensados; pero también es parte de la enfermedad el no saber como lidiar con las preguntas y los cuestionamientos, porque uno mismo esta luchando para sacarse todos esos miedos de encima e intenta desesperadamente poder responderse esas mismas preguntas que se hacen todos. No es lindo estar atravesando este momento y encima tener que sumarle el miedo a levantar el teléfono porque nunca se sabe a qué clase de preguntas le veremos la cara.

No es un momento fácil, ni para el que padece la enfermedad ni para el que intenta decir: “acá estoy”.

Consejos: 


EMPATIA: busquen en el diccionario lo que significa y por favor NO GENEREN MOLESTIAS INNECESARIAS.

AYUDEN, NO ESTORBEN.

ESCUCHEN, NO PREGUNTEN.

GENEREN PENSAMIENTOS POSITIVOS, NO AGREGUEN MIEDOS PERSONALES.

Es preferible decir: NO TENGO PALABRAS, que decir: VOS SOS FUERTE o NO HAY MAL QUE DURE 100 AÑOS.

NO pongan caras de lástima, ni cuchicheen en voz baja y NUNCA PERO NUNCA DIGAN: PERO TE VES RE BIEN (¿que esperabas???)

LLAMEN, pero si no hay respuesta NO SIGAN LLAMANDO HASTA EL CANSANCIO, hacer saber que están es mucho más valioso y se agradece infinitamente más que una charla de esas en las que hay pocas cosas para decir.

No llamen para hablar de la enfermedad que tuvo una amiga del vecino de la tía de mi primo segundo, ni de los miles de tratamientos que se ven en internet o de lo mal que la esta pasando Menganito o si Fulanita tiene un problema mucho peor…. no es necesario: MAL DE OTROS CONSUELO DE TONTOS… lo que menos se necesita es saber de más enfermos alrededor, porque en esto no hay peores ni mejores, ya lo he dicho, cada uno lleva su cruz.

Si alguien les pidió un favor, traten de limitarse al pedido en concreto y no especular con cosas en el medio. Vayan al grano. Los pedidos mas simples son los más complicados de realizar.

y una vez mas…. si no sabes que decir, es mucho mejor no decir nada.

Seguíme!


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *