La foto que encontré en un cajón

En la foto que encontré en el cajón, estás vos y vos, vos también… estamos todas. Somos dos, tres… llegamos a diez; y un par más también.

En la foto que encontré en el cajón, veo a la infancia con una total cara de dormida. 

La inocencia absolutamente perdida. El deseo que nunca termine, está frustrado en un rincón alejado. 

La eterna niñez y adolescencia, en la foto que encontré en el cajón, se han marchado y ya no regresan.

Todos se han marchado, todos menos una, la memoria aún perdura…

veces la encontrás en ojos color de cielo, cachetes colorados, rizos perfectos. 

Morenaojoscafé. 

Alta, flaca, larga.

La Memoria es como vos quieras, se puede ver como vos la prefieras, suena como más te gusta, se muestra como sólo vos te la imaginas.

Está en el centro de tu alma, en la parte de tu cerebro más racional (o tal vez al revés).

A veces duele profundo, y otras te emociona al recordar.

Es ésta misma Memoria, quién te trae hoy acá.

Es la foto que encontré en mi cajón,  tiene una imagen de mi memoria de la infancia, de mi “Nunca Jamás”. 

Amigas de mi memoria que aún hoy, aunque con más años encima, son amigas de la realidad.

Amigas que están tan allá, que de la Cruz del Sur se pueden colgar, para no dejarme nunca en la oscuridad. 

Amigas de uniforme marrón de colegio de mojas, de risas con mariposas en la panza que no se pueden controlar, de secretos compartidos, de “Parejas Semanales”, de “Kaimancito”, de traiciones que nunca nos terminaron de golpear, de tormentas que nunca nos hicieron naufragar.

Más amigas de un nocturno Buenos Aires con salidas.

De psicoanálisis y charlas de vida, de existencialismo y heridas.  

Le miro la cara a mi memoria. porque a pesar de la distancia siempre me invita a volar. A galopar sobre Pampero, me lleva por donde yo ya se que irá.

Están todas, ninguna puede faltar, es como una cita: tienen que estar acá.

Mi cabeza: un collage.  Una por una, miles de imágenes sonidos y colores, que pasan tan rápido, tan fuerte, tan nítidas, tan iguales. 

Están tan presentes, aunque en la distancia casi no las vea, de alguna u otra forma todas andan por acá.

Las veo a cada una. 

Tan especiales.

Cada cuál, cada una, tan especiales, tan personales, irremplazables, tan iguales a ninguna.

Nos escribimos, nos enojamos, nos miramos, nos juzgamos, nos sentimos, lloramos, nos aburrimos, nos mentimos, comprendimos, nos redescubrimos, nos escuchamos, nos multiplicamos, admiramos, entendimos, nos enfermamos, nos extrañamos, nos tocamos, nos perdonamos, nos casamos, nos divertimos, nos acompañamos, nos separamos, nos mantuvimos latentes…. ¡La verdad es que crecimos pero cuánto nos hemos reído!

 

En la foto que encontré en el cajón están mis amigas, las de siempre, las mismas, las que amo, las que admiro, las que extraño, las que busco…. Son ustedes a las que necesito.

En mi Memoria, perduran… infinitas….

En la foto que encontré en el cajón están ustedes. La voy a volver a guardar por siempre. 

 

Anuncios

12 comentarios sobre “La foto que encontré en un cajón

  1. Sonia

    Hola!! So, me encantó, me encantó, me encantó lo que escribiste, Una genia todo lo q escribis, pero este me gustó mas jajaja.
    Te quieroooo.

  2. Anónimo

    Sofiii….me emocionee muchooo!! no sabia que escribias….que lindoooo…que lindo puedas expresarte así.
    Te mando un beso enormee…voy a leer cada uno de tus escritos de ahora en mas.
    Besos.
    Maira

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s