El uno para el otro

El uno para el otro
Loading Likes...

Va a ser casi un mes desde que se casó una de mis grandes amigas de la infancia, de la vida. Imposible no pensar en ese día y casi como volver a sentir el calor insólito para la época del año que hizo. Muy a pesar de las altas temperaturas, la novia estaba espléndida. Divina. Ayer compartí un par de fotos de ese día en Facebook y me quedé tildada en una de las fotos.

Qué hermosa es la ilusión que persigue a los futuros esposos. Qué gratificante para la familia y los amigos ver en los novios las miradas cómplices llenas de amor y alegría al momento de dar el SI. Eso me pasó ese día. Me quedé feliz con la imagen de ese nuevo matrimonio.

Pensaba en todas esas parejas eternas que han logrado encontrar el secreto para mantenerse juntos y a la par. Parejas que han sabido sortear obstáculos y atravesar las tormentas más fuertes.

La realidad es que hay tantos secretos como matrimonios exitosos (me pregunto si serán muchos o no), supongo que cada uno tiene el suyo.

Lejos de la historia de mi amiga, me pasa cada vez más seguido, que me paro a mirar este mundo acelerado y me pregunto si las relaciones, de todo tipo tanto matrimoniales como entre amigos, no están sufriendo una suerte de rapidez idéntica a la vida de las redes sociales. Rápido llegan, rápido se van. Si algo me molesta lo borro, mejor aun si lo bloqueamos. Y terminamos haciendo eso mismo con nuestros sentimientos… bloqueamos, cerramos, bajamos la persiana, delete. Siempre que pienso en las relaciones miro la mía. Me pregunto cuántos hoy en día hubieran hecho lo que hizo Martín, me refiero a quedarse conmigo a pesar de las adversidades que nos tocaron siendo tan jóvenes y lo peor aún, siendo recién casados… por suerte no somos de la generación de las redes sociales.

Habría que volver a darle una oportunidad al amor (de cualquier tipo) en vez de seguir dandole tanta importancia a la vida a través de las redes sociales.

Tendrían acaso que morir las redes sociales para que el amor deje de ser virtual e inmediato. Cuántos “te amo” sin verdadero sentido pululan en cientos de fotos y comentarios. “TE AMO”. Qué vapuleados están los TE AMO.  O tal vez yo me equivoque y sea justamente gracias a las redes que hoy por hoy las personas se conocen y se abre la posibilidad de entablar relaciones que de otra forma hubiese sido complicado.

Nada, pensaba cuán hermosa es ese cosquilleo que nos hace sentir y saber que va a ser eterno. Y pensaba en parejas que al mirarlas salen esos TE AMO gigantes de solo verlos.

Acá les comparto mis parejas perfectas preferidas. Algunos vivieron romances intensos, protagonizaron historias de cuentos de hadas o no, pero representan mi celebración del amor verdadero:

 

 

 

Seguíme!


3 thoughts on “El uno para el otro”

  • Algo parecido hablábamos en clase, cuando aparecieron los versos de Petrarca. Pero la intensidad subió en el momento en que se hizo presente el “Romance del enamorado y la muerte” que acá te copio:

    Un sueño soñaba anoche soñito del alma mía,
    soñaba con mis amores, que en mis brazos los tenía.
    Vi entrar señora tan blanca, muy más que la nieve fría.
    —¿Por dónde has entrado, amor? ¿Cómo has entrado, mi vida?
    Las puertas están cerradas, ventanas y celosías.
    —No soy el amor, amante: la Muerte que Dios te envía.
    —¡Ay, Muerte tan rigurosa, déjame vivir un día!
    —Un día no puede ser, una hora tienes de vida.

    Muy deprisa se calzaba, más deprisa se vestía;
    ya se va para la calle, en donde su amor vivía.

    —¡Ábreme la puerta, blanca, ábreme la puerta, niña!
    —¿Cómo te podré yo abrir si la ocasión no es venida?
    Mi padre no fue al palacio, mi madre no está dormida.
    —Si no me abres esta noche, ya no me abrirás, querida;
    la Muerte me está buscando, junto a ti vida sería.
    —Vete bajo la ventana donde labraba y cosía,
    te echaré cordón de seda para que subas arriba,
    y si el cordón no alcanzare, mis trenzas añadiría.

    La fina seda se rompe; la muerte que allí venía:
    —Vamos, el enamorado, que la hora ya está cumplida.

    Te imaginarás qué haríamos si tuviésemos una hora de vida? Seguramente revolear el teléfono y la compu al diablo y mirar a los amados a la cara y decirles TE AMO, sin embargo, vivimos como si esa hora nunca fuese a llegar. Sólo sabemos la fecha de nuestro cumpleaños, nos está negado conocer el día del adiós, probablemente porque ese adiós, debemos darlo siempre, a toda hora, todos los días.

    Vaya un abrazo y un “te amo” virtual, amiga. Por si la señora blanca decide venir a buscarme…

    • Hola Celina y Sofi,
      Este tema lo pienso mucho… Es una pregunta limite: que harias si supieras que solo vas a vivir 1 dia mas? Solo uno dia… Con quien y como lo pasarias… Que es lo que harias con esas 24 hs…? No es un pensamiento apocaliptico. Es tener en cuenta que todos somos seres finitos, mortales, con principio y fin. La pregunta es que haria y como vivirias tu tiempo restante si supieras cuando se termina lo que comenzo con tu nacimiento. Creo que reflexionar acerca de este tema te da otra lectura y valoracion de la vida propia. Hoy lei esta frase que me parecio muy buena: “Be who you are and say what you feel. Because those who mind don’t matter, and those who matter don’t mind”. Saludos, Ellie

  • Líndisimo lo que escribiste y me encantó lo que te mando Celina. La verdad que con lo que me gusta la poesía, no lo conozco. Lo googleare para leerlo todo.
    Besos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *