Diferencias conciliables a la hora de visitar L.A.

Cuándo se nombra la ciudad de Los Ángeles, en el imaginario colectivo de las personas alrededor del mundo las similitudes son muchas y por lo general las realidades no tan ciertas.

Dejando de lado aquellos cuya imaginación a dejado de ser parte de fantasías porque han tenido la oportunidad de conocer las soleadas calles angelinas, aquellos que todavía no han tenido esa suerte piensan que Los Ángeles esta plagada de excéntricos actores, gente fashion, fiestas, glamour, autos caros, en definitiva historias de película: Hollywood. Podríamos decir que hay un poco de todo, pero un aspecto real y definitivamente característico, que por lo general queda afuera de la fantasía es la comida. 


L.A. es tan grande como cosmopolita. Las calles de ésta ciudad ofrecen una variedad de comidas fruto de la fusión de pueblos y culturas.  Durante el día, ya sea para un breakfast o un popular brunch, es posible encontrar un gran número de lugares increíbles, que sin importar la estación del año, se llenan de gente que se sienta a disfrutar del sol mientras charlan con amigos.

Lo que poca gente sabe es que justamente en estas mesas angelinas está teniendo lugar una de las revoluciones de la cocina moderna: la gente se sienta, elige en el menú y a la hora de ordenar, se toma el atrevimiento de cambiar uno o más de esos ingredientes que se supone alguien se tomó el tiempo necesario para crear en un plato especial. Los angelinos no tienen problemas y de todas formas se animan y cambian cómo quién cambia algo sin importancia.


Pareciera cómo que en ésta ciudad poco importa la calidad del artista en la cocina, que se tome el tiempo para pensar, para crear un plato diferente, ya que los cambios en los platos están casi institucionalizados.  Sería bueno que los cocineros alrededor del mundo que quieran venir a trabajar a esta ciudad estén prevenidos que en Los Ángeles hasta el más conocido y popular chef  o maestro de cocina tiene que hacer concesiones a la hora de preservar a sus clientes. Parece cómo que vivir en L.A. Les da a todos la posibilidad de sentirse estrellas. Personalmente prefiero elegir otra cosa que estar pidiendo cambios, y no dejo de asombrarme cuando mis amigas cambian un ingrediente por otro.

Algunas diferencias generales ya no tan exclusivas de la ciudad:

Otra característica que para algunos resulta impensada es la comúnmente llamada “Doggie bag”, acá nadie tiene problemas de pedir una cajita para llevarse la mitad de la comida que sobró. La gente aprovecha para no tener que cocinar a la noche, o para compartirlo con alguien.

Al principio también me parecía raro. Ahora siento que tiene mucho sentido sobre todo si pensamos en la cantidad de comida que se sigue aprovechando en vez de terminar en la basura. Nadie tiene vergüenza ni queda feo, ni está mal visto y nadie va a pensar mal de nadie por hacerlo, porque cómo les digo es una práctica común para todos.

Ahora hablemos de la propina que se deja a la persona que gentilmente se encargó de tomarte la orden, de estar atento a todo lo que fuiste necesitando durante tu comida. Al conocido “mozo” o “mesero” en este lado del hemisferio se le deja un mínimo del 18% del total en propina e incluso cuando son mesas de más de seis personas, él tiene derecho a cargar el 20% en la cuenta.

Ese porcentaje se divide entre la “cocina” que son los que cocinaron, prepararon tu ensalada y ayudaron al mozo en todo el proceso.


Pequeñas grandes diferencias de costumbres o incluso podríamos llamarlas culturales que pueden sacarte de las casillas, o darte una gran alegría.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s