De este mundo y un poquito más allá

American Airlines mi peor pesadilla

American Airlines mi peor pesadilla
Loading Likes...

Señores de American Airlines:

Les había escrito una carta hace unas semanas atrás, a los pocos días de mi último viaje con ustedes, pero al releerla me di cuenta que estaba cargada de rabia, frustración pero principalmente de enojo, por lo que decidí dejar asentar un poco los sentimientos y empezar de cero. Lo anecdótico es que en estos días, encontré en uno de mis cuadernos una carta que les había escrito en el 2012 que se titulaba “Porqué no volveré a viajar en AA”.

Soy viajera frecuente de su aerolínea, pero desde hace unos años me limitaba a utilizar sus servicios para vuelos dentro de Estados Unidos, ya que mis últimas experiencias viajando a Argentina habían sido terroríficas.

En el 2012 en tres diferentes ocasiones pero consecutivas, me cancelaron los vuelos. En uno de esos vuelos, una de mis valijas viajó por el mundo y me la devolvieron SEIS meses más tarde en mi casa de Los Angeles, (yo la necesitaba en Argentina). Pero la peor experiencia la viví con cuatro meses de embarazo (un embarazo de riesgo) en el que no “cancelaron” el vuelo, y nos dejaron a todos “durmiendo” en el aeropuerto. Bueno debería aclarar y decir que a “todos” nos dejaron en el aeropuerto es una forma de decir, ya que a los estadounidenses los mandaron a hotel y sólo a los latinoamericanos nos dejaron pasando la noche en el aeropuerto. Si mal no recuerdo en aquella oportunidad hubo una demanda legal por su horrible proceder.

En fin, luego de esas experiencias decidí NUNCA MÁS subirme a un avión de AA para viajar a Argentina, razones no me faltaban. Pero.., siempre hay un PERO enorme, el jueves 22 de septiembre de este año a las 5 am recibí el llamado de mi hermano desde Argentina diciendo que tratara de viajar lo más pronto posible.

Mi mamá estaba muy mal. Hace una semana que yo acababa de llegar de allá, y este año viajé tres veces. En las dos primeras oportunidades tuve la suerte de hacerlo con Delta y apreciar lo que se siente pagar un pasaje y que te traten con respeto.

La madrugada que me llamó mi hermano entré literalmente en pánico. La idea de perder a mi mamá me resultaba enceguecedora.

Comenzamos a buscar y buscar pasajes, el primer vuelo que salía con destino a Argentina era justamente de ustedes: American Airlines.

Lo peor es que pensé y le dije en voz alta a mi marido: “no va a pasar nada, no puede pasar nada”. ¿Premonición? ¡Qué decir!… A este punto creo que es un patrón de falta de respeto. Ustedes deben de creer que a los que pagamos un pasaje en realidad nos están haciendo un favor y no prestando un servicio.

El vuelo desde LAX salió a horario. Aterrizando en Miami me enteré que mi mamá había fallecido.

Sentada en el avión me enteré que había perdido a mi mamá, a la valiente y incansable, a la mejor madre-compañera que podría haber soñado. Una luchadora heroica se había marchado.

Bajé del avión lo más pronto posible porque había poco tiempo entre un vuelo y el próximo MIA-EZE, pero mirando pantallas de información leo un “DEMORADO”. Reconozco que pensé lo peor, pero intenté ser positiva. Tenía que ser positiva porque necesitaba llegar a Argentina a despedir a mi mamá (buenas vibras, rezar rezar rezar, el vuelo tenía que salir, no podía estar pasando esto, no podían repetirse mis experiencias previas).  Yo tenía que llegar a su funeral. Un último adiós en esta tierra… el último adiós a mi mamá.

Me acerqué al mostrador con lágrimas que brotaban sin control desde mi alma. La señora que me atendió comenzó a reírse en mi cara cuando le expliqué lo que me estaba ocurriendo, mientras yo seguía insistiendo en que entendiera la necesidad que tenía de tomar ese o cualquier otro vuelo que me llevara a Bs As lo más pronto posible. Hasta que en un momento le pregunté: “¿qué parte de la situación usted encuentra tan graciosa?”

Y una respuesta categórica salió de sus labios: “Si usted no se calma no va a subirse a éste avión o a ningún otro”.

Calmarme… Ella con ese aire de superioridad frente a una persona doblada de dolor pedía calma diciendo que no me iba a dejar subir al avión. Calma. Me pedía calma frente a las horas que se me escapaban de los dedos, horas que no iba a poder volver atrás. Calma frente al sentimiento más horrible que es el de saberse huérfano. Yo estaba perdiendo a la mamá que fue mi aliada desde que tengo uso de razón. Yo estaba perdiendo a la madre que me lleno de orgullo siempre y esta señora me pedía que me calmara entre su risa cuasi diabólica y su amenaza de no subirme al avión.

Qué persona más extraña.

Ya veía todo tan negro como el alma de la empleada de AA. Estaba en manos de gente sin empatía, cobardes, maleducados y lo que necesitaba era absolutamente todo lo contrario.

En un momento veo que un joven estaba en el mismo mostrador y me acerqué a hablarle pues estaba escuchando que un vuelo salía a Uruguay, pensé que tal vez sería mi oportunidad.

“Por favor, ayudáme a subir al vuelo que sale a Uruguay”, le rogué.

Comenzó con una cantaleta de cosas por lo que era IMPOSIBLE subirme en ese avión. Conociendo los procedimientos frente a estos casos, muy tranquila (y sin llorar) le respondí que entendía cómo procedían frente a vuelos demorados y que sabía que si él quería ayudarme, podía hacerlo.

Golpeaba el teclado sin mirarme a los ojos, hasta que finalmente me dice: “¡ay! lo siento mucho pero están cerrando la puerta, ya no puedes subirte”.

Mi madre se había marchado, mi mundo estaba patas para arriba y yo parada en Miami por negligencias de una aerolíneas que te tratan como basura y ni siquiera se solidarizaban con la situación.

¿Acaso nadie les dio la vida? ¿Acaso no tienen madre? ¿Acaso nadie les dio ese amor indescriptible, inimaginable? ¿Acaso nacieron de un repollo? ¿No pueden ponerse un segundo en el lugar de una persona que acaba de perder a su mamá?

Lloraba en un rincón del aeropuerto y tanto mi llanto como yo, parecían invisibles. ¿Cómo se puede ser insensible frente al dolor ajeno? ¿Cómo se puede ser indiferente a alguien que le brotan las lágrimas desde lo más profundo de su ser y sin control?

Yo entiendo que muchas personas tienen prioridades: negocios, eventos, charlas, conferencias, familia, lo que sea, pero para todos se puede tener la excusa de que se atrasó el vuelo, para mi problema no. Yo iba al velorio de alguien que ya estaba muerta… Mi mamá ya estaba muerta. No era que estaba enferma o internada y tenía unas horas a mi favor. No, ella no IBA a morir, su alma se había separado de su cuerpo, para el momento en el que yo rogaba por ayuda, mi mamá ya se había apagado. Yo simplemente quería llegar a despedirme de ella junto a mi familia.

Volví a acercarme al mostrador cuando comenzaron a ofrecer unos “vouchers” mugrosos, que dejan por un rato a la gente entretenida viendo qué pueden comprar para comer. En ese momento entendí que ese vuelo no salía esa noche, y parada sobre el mostrador tuve literalmente un ataque de pánico. Pánico de vivir un vida sin ella que era mi norte. Pánico de perder a mi amor incondicional, a la que me prestaba su pecho para llorar, para reír, sus oídos para charlar, sus brazos para protegerme del frío y del mundo. Su corazón para cubrirme de todo mal, de cualquier adversidad. PÁNICO inimaginable de vivir en un mundo en el que no está mi mamá.

Y lloré a los gritos, creo que hasta me deben haber estado mirado todos los pasajeros del vuelo y los que pasaban por el “gate” en ese momento. Yo estaba en esos momentos de descontrol, llanto, ira. “NECESITO LLEGAR AL VELORIO DE MI MAMA”, ¿tan difícil de entender era eso?

Fue en ese momento (y seguramente gracias a ese escándalo) que OTRA señora de AA, a la que no había visto antes apareció. Le expliqué lo que me pasaba y me dijo: “querida, yo te voy a ayudar”.

Susan, de no haber sido por vos, yo no me hubiese subido al avión que viajaba a Chile, ni hubiese conseguido un ticket en Air Canada de Chile a Bs As.

No llegué al velorio de mi mamá, pero gracias a ella llegué a Buenos Aires.

Llegué literalmente dos minutos antes que el auto que traía el cuerpo ya sin vida de mi mamá al cementerio.

En vez de llegar a las 8:15 de la mañana, llegué a las 2 de la tarde. El entierro era a las 6pm. De no haber sido por mi prima Josefina y Matias, su marido, que me esperaron en Ezeiza y literalmente “volamos” los 450 kilómetros que me separaban de mi mamá, yo no hubiese llegado ni a su entierro.

De American Airlines nunca escuché nada más.

No recibí un email pidiendo disculpas por haber “demorado” el vuelo. No recibí un email con “millas compensatorias” por el problema que no fue ni mío ni de ninguno de los otros pasajeros sino de ustedes.

Ya lo dije antes, mi caso era particular, pero por su culpa, por su inoperancia, lo que yo debía hacer, que era despedir a mi mamá, no pude hacerlo y nada puede volver el tiempo atrás, pero unas disculpas nunca vienen mal.

Susan, no tomé nota de tu apellido y lo lamento, porque hoy me hubiese gustado poder agradecerte como te lo mereces. Creo que fue Latoya la chica que te estuvo ayudando a hacer posible que yo subiera a ese avión rumbo a Chile. Gracias por mostrarme que cuando sentía que no quedaba gente con sentimientos en este mundo vos fuiste el sol en medio de mi tormenta.

Ya pasó un mes de ese viaje. Todavía sigo preguntándome: ¿Cómo me subí a un avión de AA para viajar a Latinoamérica? No me pidan que no lo haga, estoy en duelo y me estoy permitiendo todas esas preguntas.

Ustedes no tienen forma de ponerle paños fríos al dolor de las horas perdidas en Miami, del maltrato de la primera señora que se reía en mi cara, ustedes no tienen como recompensarme tanta angustia y el mal trago que me hicieron pasar.

Supongo que en un acto de auto-protección borré los nombres de esos empleados cargados de resentimientos.

En el 2012 cuando embarazada pasé la noche en Dallas, con frío, sin poder dormir, agotada, sabiendo que la otra mitad del avión pasaba la noche en un hotel, juré no volver a viajar con ustedes, ahora sé que incluso en casos extremos como fue este, en el que no me quede otra forma de llegar a cualquier lugar, ustedes no volverán nunca a ser mi opción.

Los culpo a ustedes por no haber podido llegar al velorio de mi mamá. Los culpo por el trato irrespetuoso, por lo decadente. Y reitero, cuando la gente paga un pasaje en AA, no les están haciendo un favor, les están brindando un servicio que deja mucho que desear.

Tienen la suerte de que todavía quede en el inconsciente de las personas el renombre de la aerolínea que fueron, pero que hace mucho dejaron de ser.

No tengo odio, tengo pena. Tengo una pena inmensa en el alma porque perdí a mi mamá, pero también me duele la triste realidad de ver personas tan horribles poniendo la cara de una compañía. En este caso son ustedes, pero puede ser cualquier otra. Me duele ver que la gente que cree que tiene un mínimo de poder lo usa para seguir construyendo en el dolor. La risa de esa señora me hizo muy mal. La falta de empatía de ese joven cuando me dijo que la puerta del avión estaba cerrada es una pequeña muestra del odio que rige la sociedad en la que vivimos. Y encontrarme con Susan fue la aguja en el pajar, la gema, el grano de arena, la pequeña lucecita de esperanza. Gracias Susan.

Referencia del vuelo que hablo:

American 1024 LOS ANGELES  THU 22SEP  12:35 PM MIAMI INTERNTNL  8:44 PM

American 931 MIAMI INTERNTNL  THU 22SEP 10:20 PM BUENOS AIRES EZE  8:16 AM

#AMERICANAIRLINES

@american__airlines

@americanair

Seguíme!


19 thoughts on “American Airlines mi peor pesadilla”

  • Me parece muy bien que se publique en las redes y se lo hagas saber a todos los que puedas y traten de elegir otra opcion

    • Gracias por leerme. La verdad es que fue un momento muy feo y no puedo mas que compartirlo para que nadie viva algo semejante por culpa de la negligencia de otros.
      Gracias Liliana

      • Se me llenaron los ojos de lágrimas aun sin conocerte al tan solo leerte.
        Me inundó una impotencia y desconcierto que debe haberse potenciando a la enésima potencia en tu ser en aquel momento.
        Dios le conceda el descanso eterno a tu mamá, te de fuerzas para seguir adelante y a todos estos desalmados un motivo para ser mas humanos! Y a Susan que la bendiga y siga bendiciendo.

      • Me paso lo mismo con mi colacion de grado. Quede varada en PERU, a los americanos los subieron a nuevos vuelos, tambien la gente de 1ra y turista. Al resto nos dejaron ahi tirados, matandose unos a otros por subir a los 3 vuelos que habia. Me acuerdo de una chica que decia que tenia que llegar al velorio de su mama tambien, no me lo olvido mas porque le dije: anda vos primero, mi colacion de grado no es tan importante. Pero si lo era, depsues de 5 años estudiando era el momento donde finalmente me iban a dar mi diploma, donde me esperaba mi familia. Finalmente tambien porque alguien me ayudo subi, y llegue literalmente a ponerme la toga y entrar al acto….En ese caso creo que ni vouchers nos dieron, mucho menos millas, y muchisimo menos una disculpa por dejarnos tirados (porque la tripulacion cumple sus horas y se va)

      • Sofi, que experiencia tan negativa que has pasado con AA…no se la deseo ni a mi peor enemigo, espero que DIOS, en su infinito AMOR, …..te brinde la PAZ para tu tierna ALMA…..

  • Mi sentido pésame. He viajado en muchas oportunidades de ArgentIna a EEUU dese Salta vía Santa Cruz de la Sierra, desde Córdoba y desde Buenos Aires. Nunca lo hice por AMERICAN AIRLINES porque sabía del maltrato hacia los “sudacas”. Te agradezco que en medio de tu dolor compartas tus experiencias para evitar su repetición.
    Todas las cosas que nos pasan tienen su sentido y solamente el tiempo lo devela
    Un abrazo

  • Que triste lo q te pasó Sofi…Te leía y mis lágrimas brotaban de mis ojos imaginandome la situación q tuviste que vivir en ese día tan doloroso ante la partida de tu mami…Fuerza mamucha Verito te cuida y protege desde el cielo…te abrazo con mi alma y mi corazón…. Beso enorme!!!!

  • ay sofi querida te acompañan mis lagrimas también. habiendo pasado la enfermedad de cáncer de mi madre, gracias a dios aun la tengo a mi lado, puedo sentirme empatica con vos. Y si no lo hubiera pasado también sentiría empatia, porque al fin y al cabo todos somos uno. Pero ¿sabes que? no todos están preparados aun para ser tan abiertos, conectados, conscientes. Es parte de esta dualidad que necesitamos vivir… Necesitan que la vida los empuje, los haga sufrir o quien sabe, volver una y otra vez a este plano a limpiar karma.
    Te super comprendo, te tiendo la mano desde el lejano buenos aires, y te digo algo: seguís conectada con tu mama, solo por un rato no se ven físicamente, pero ella siempre esta. Te mando un beso enorme desde acá y olvidate de las sombras de esta gente, la vida o el tiempo los pone en su lugar.

  • Sofi , he sentido tu dolor a traves de tus palabras . Dolor tan grande pues se ha ido Verónica , la bella,

    la única , tu dulce Mamá . Y el sufrimiento de no llegar porque hay gente sin alma , sin sentimientos .

    Piensa que ella está sonriendo desde una estrellita . Yo también tengo una estrellita , mi hijo . Te envío

    abrazo de Oso , mientras mis lágrimas asoman , pero la vida sigue . DIOS TE PROTEJA !!!

  • Tremendo lo que viviste
    Pase solo la cancelación, dormida en el piso y maltrato de American Airlines y jure no volver a volar con ellos
    Tengo un vídeo de cómo nos maltrataron con la indiferencia… en el caso de que sirva
    Te abrazo

  • Lo peor de tu relato es haber perdido a tu mama, y la desolación de sentirte impotente, ante tanta desidia, ojala algun dia el ser humano, se humanice, saludos

  • Sofi querida, es un verdadero infierno lo que te toco, lo se muy bien, una vez en un caso parecido, una empleada de Amercian, le ofrecio a una pasajera su casa para quedarse, creo que en todos lados hay gente buena y mala,( pobrecitos estos últimos,) pero no te atormentes, Veronica desde arriba, vio todo lo que hicistes, y seguro que lo único que quiere, es que no sufras mas.y verte feliz con esa lin
    nda familia que formastes.
    Un beso enorme.

  • En vuelos nacionales AA también es terrible. Hace tres meses volando de DC a LA paso algo parecido. Nos dejaron en tierra a casi 20 personas por tener sobre vendido el vuelo y una de las pasajeras que tenía conexión a Asia viajando de urgencia se quedo anclada. Y aunque fui afectada esta vez me dedique a observar a los empleados y creo que es una forma de operar de la compañía. De obligarlos a que se enfrenten a los clientes, de ser despiadados, inhumanos. Al final mi consejo fue para una de las empleadas que habia gritado a todos los pasajeros : Al final del día estas dañando gente en nombre de una compañia que ni sabe quién eres. ! Hermoso escrito, tu ma debe estar orgullosa de este relato. Un abrazo Sofi

  • Hola Sofia,
    Cuanto lamento q Hayas perdido a tu mama. Yo perdi a la Mia hace un anio y conozco Cuban desgarrador es el dolor de esa perdida. Y en media de esa perdida, encima esto. Es terrible la impotencia q se siente en Estas situaciones. Me allegro q hayas podido encontrar la entereza para plasmarlo y transmitirlo tan bien en palabras. Creo q hay q recuperar el poder de la palabra. Yo lei tu relato y ya tome mi decision. Respecto a tu mama, pensa q Ella literalmente vive en vos… vos Estas hecha 50% de Ella…. yo me repito Esto cuando extranio a la Mia. Cierro los ojos y respiro profundo, y la siento en mi.
    Yo no te conozco en persona, pero sabe q aca en Filadelfia tenes a alguien q empatiza con tu dolor y con tu enojo pot la situation q viviste x esta compania. Un abrazo may grande y fraterno,
    Eleonora

  • Susan en ese momento fue una voz de caricia mandada por Vero… Lo sentí así al leerlo, y automáticamente mi rostro se descontracturó y me dieron fuerzas para terminar de leer tu relato. Te quiero Sofía, aunque por ahí nos conozcamos demasiado…pasaste por nuestras vidas y las nuestras pasaron por la tuya, ello queda en la memoria y en el corazón para siempre.

  • Amiga, se cren dueños de los aires y encima se llaman americanos, como si no supiéramos que solo son norteamericanos, y nosotros los idiotas del prefijo ”sud”que debemos bancarnos lo que esos déspotas digan. Va un abrazo en recuerdo de Vero y de esta pesadilla que no vuelva para nadie.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *