De este mundo y un poquito más allá

Preparemos un delicioso caldo de verdura casero

Preparemos un delicioso caldo de verdura casero
Loading Likes...

El preparar los alimentos desde lo más simple y básico es una hermosa forma de dar todo lo mejor a nuestros seres queridos. Siempre digo que yo no preparo comidas elaboradas y deliciosas, yo utilizo el mejor “secret ingredient” que existe: AMOR.

Busco lo simple. Alimento con amor mi cuerpo y el de mi familia. Es tan fácil y tan natural, es como volver a las bases. Pero como muchas veces el amor y las ganas de hacer algo rico y que salga delicioso no van de la mano, yo intento siempre tener listas opciones que pueden ayudarme a que mis platos salgan ricos y por sobre todo nutritivos.

Tener cubitos de caldo a mano es muy útil para potenciar el sabor de nuestras recetas de manera rápida.

Caldo de verduras casero.

Preparar nuestros propios calditos tiene algunas de las siguientes ventajas:

  • Contienen solo ingredientes naturales, vegetales y beneficiosos para nuestra salud.
  • Son fáciles de preparar.
  • Podemos elaborarlos de diferentes sabores.
  • Podemos regular la cantidad de sal.
  • Vamos a utilizar verduras y hortalizas que se usaron en casa.
  • Aprovecharemos esas verduras y hortalizas en vez de tirarlas a la basura.
  • No vamos a estar consumiendo sustancias químicas como el glutamato entre otros.
  • Estaremos consumiendo un caldo realmente nutritivo ya que tendrá vitaminas, proteínas y minerales.

El problema de los calditos comprados:

Aunque se publiciten con que usan productos de alta calidad y naturales les agregan químicos, colorantes y toda clase de sustancias para resaltar su sabor.

  • Una gran cantidad de sal común o refinada: Esta sal es la más perjudicial para la salud.
  • Grandes cantidades de azúcar.
  • Grasas perjudiciales: Grasas trans o hidrogenadas que se extraen de aceites de mala calidad, muy económicos, y que contribuyen a aumentar nuestros niveles de colesterol y triglicéridos, y por lo tanto, también el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Aditivos: El aditivo más habitual es el saborizante conocido como glutamato monosódico, que a veces intentan disimularlo con otros nombres, siglas o números (umami, GMS, E-621). Este aditivo, muy usado en la comida asiática y en muchos alimentos envasados, está relacionado con múltiples problemas de salud como migrañas, alergias, espasmos musculares, depresión, irregularidades cardiacas, etc.

Receta:

Lo que hago yo es muy simple, voy juntando las cáscaras de todas las verduras que utilizo cada día. Cáscaras de papas, batatas, zanahorias, hojas de tomate, de rabanitos, las primeras hojas del repollo que descarto, hojas de kale, espinacas, todo lo que sobra y por lo general va a la basura, se pone en una bolsita y se va guardando en el freezer. Las mantengo congeladas. Cada 15 días pongo todas las “sobras” a hervir en una cacerola con un poco de agua.

Por supuesto que se puede condimentar, pero en mi caso las dejo al natural.

Una vez que hirvieron, dejo enfriar y pongo todo en la licuadora. Una vez que tenemos todo procesado, lo pongo en cubeteras y congelo.

Ya listas para compartir en familia… dan sabor, dan color, aportan nutrientes y por sobre todo tienen mucho amor.

Caldos de verdura caseros

 

Seguíme!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *