De este mundo y un poquito más allá

Qué hago con los calambres en el embarazo

Qué hago con los calambres en el embarazo

0 Comentarios

Loading Likes...

Entre las cosas que nadie te cuenta, o que la mayoría de las mamás se olvidan, son los horribles calambres que a veces experimentamos las embarazadas una vez entrado el segundo trimestre.

A veces son tan intensos que nos despiertan a la madrugada. Dormir ya es lo suficientemente difícil con todos esos viajes al baño y a las fiestas/saltos de medianoche que al bebé parece que le encantan practicar justo cuando nosotras necesitamos descansar… Ahora estamos añadiendo calambres en las piernas a la lista.

Los calambres son contracciones musculares involuntarias y dolorosas que aparecen con mayor intensidad en las piernas y suelen “atacar” de noche, precisamente cuando el cuerpo descansa. Y no me quiero imaginar durante las últimas semanas en las que la panza es tan grande que es difícil dormir y encima tener que experimentar esta horrible y dolorosa sensación.

 

¿Por qué ocurren?

Nadie sabe a ciencia cierta las razones por las que aparecen. Pero hay ciertas teorías y si de señalar culpables se trata, podemos apuntar a las benditas HORMONAS, aunque podría haber otros factores

Los calambres en las piernas durante el embarazo pueden ser causados por la fatiga, la presión del útero sobre ciertos nervios o la disminución de la circulación en las piernas debido a la presión del bebé sobre los vasos sanguíneos. Recordemos que en el embarazo circula un 20% más de sangre por el cuerpo de la madre.

También pueden ser causados por deficiencia de calcio o magnesio, o deshidratación.

Pero aunque ser despertado por un espasmo repentino y doloroso es ciertamente desagradable, los calambres en las piernas generalmente no son nada de lo que preocuparse. De todas formas habla con tu doctor al respecto pues puede tratarse de un trastorno algo más grave como una trombosis venosa.

Las hormonas ablandan las paredes de los vasos sanguíneos y perjudican el retorno venoso y linfático, provocando un estancamiento de líquidos en las piernas que causa los molestos calambres.

Otro factor son los cambios en la circulación sanguínea durante el embarazo provocados por la presión que el peso del bebé ejerce sobre los vasos de la pelvis afectando a la circulación de las piernas.

La explicación a por qué los calambres suelen acechar de noche es que al estar acostadas el retorno venoso es más lento y favorece la aparición de las contracciones musculares, especialmente en las pantorrillas y en los pies.

 

¿Cómo prevenirlos?

La alimentación es fundamental para reducir los calambres. Consumir alimentos ricos en calcio (en mi caso que soy vegetariana consumo mucho brócoli, almendras, semillas de sésamo, coliflor, etc), así como aquellos que contengan vitamina E como el germen de trigo, los frutos secos y cereales integrales.

También puede ayudar el consumo de bananas y kiwis con alto contenido de potasio, y las hortalizas de hoja verde, ricas en magnesio. Ambos minerales ayudan a prevenirlos. 

Si no te gustan las verduras pregunta a tu médico sobre suplementos de calcio y magnesio que también pueden ayudar.

 

 

Y no te olvides de tomar mucha agua. 

En combinación con una alimentación equilibrada, el ejercicio es el mejor aliado de la embarazada. Mantener el cuerpo en forma ayuda a prevenir las molestias más habituales. Dar un paseo, hacer gimnasia suave como yoga o pilates para embarazada o gimnasia acuática favorece la circulación sanguínea impidiendo que los líquidos se atasquen.

No pases mucho tiempo de pie ni sentada con las piernas cruzadas.

Unos suaves ejercicios de estiramiento por la noche son efectivos relajar los músculos de las piernas después del cansancio de todo el día. Los masajes en las piernas antes de dormir son un remedio eficaz, así que el futuro papá también puede contribuir a prevenir los calambres. 

 

¿Cómo aliviarlos?

Si te despiertas con un calambre muy fuerte, intenta masajear la zona y estirar el músculo de la pantorrilla llevando la punta del pie hacia la pierna. Si el calambre es en el pie, estira el dedo gordo en dirección al cuerpo. Al principio duele, pero luego se relaja.

Un dato que puede ayudar: No pongas el pie en punta al estirar la pantorrilla, ya que podrías contraer el músculo y empeorar el calambre. 

Después de estirarlo, masajea el músculo afectado o puedes calentar la zona con una bolsa de agua caliente. 

Una vez que haya pasado el dolor, camina un poco alrededor de la cama para que no se vuelva a repetir.

Espero que este post te haya sido de ayuda.  No dejes de enviar tus preguntas.

Recuerda que soy Health Coach y que si lo que quieres es ayuda para llevar adelante un embarazo saludable, aquí estoy a tu disposición. 

Seguíme!

Related Posts

¿Por qué soy vegetariana?

¿Por qué soy vegetariana?

Loading Likes...

Soy argentina y soy vegetariana, no un marciano. Hace unos días una persona a quien acababa de conocer cinco minutos antes me dijo que era un “desastre”. No respondí. Hay comentarios que no merecen una respuesta. Sobre todo porque esa persona no tiene idea los […]

Así controlo las nauseas

Así controlo las nauseas

Loading Likes...

Hablemos de no encontrar alivio a las nauseas y a los vómitos. Hablemos de cosas que son tan normales para todas que nadie en realidad tiene una receta perfecta que nos sirva a todas. Hablemos que es imposible porque no hay dos mujeres iguales, ni […]



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *