Etiqueta: sofizermoglio

el peso del cuerpo

el peso del cuerpo

El peso del día cae sobre los hombros silencio se pasa la vida suspiros que se pierden instantes que pasan indiferentes   Silencio   Instantes, olvidamos al instante lo que era la alegría maquinas trabajo repetido repetitivo   Silencio   Aroma a duraznos que se […]

Pineapple Carrot Cake

Pineapple Carrot Cake

En una nueva inventiva de #Comidasdelmundo en el que cocino pensando en un país pero con lo que tengo en mi alacena y heladera preparé una de mis tortas preferidas. La primera vez que la comí fue viviendo en USA, pero su origen es europeo. […]

Desconectados

Desconectados

La gente no sabe, pero los observo: quietos, en silencio, no escuchan, no hablan, no ven, casi que no sienten. Robots frente a una pantalla táctil con ojos vidriosos, resecos. Momentos de conexión que han pasado a ser parte del olvido.

En algunas ocasiones los vagones traen ecos en forma de risas de otros tiempos en los que las personas se miraban a los ojos y comentaban sus días.

Pero la gente ya no habla de sus días. Ahora se comparten espacios en soledad a través de un teléfono móvil.

Nuevas formas de creernos conectados.

Somos empáticos a las fotos que vemos en las cuentas perfectas de perfectos desconocidos.

Parece que solo yo los veo.

Incluso el amor en estos tiempos modernos es ajeno a los besos y las caricias.

Una pareja que espera en el andén de la mano, se sienta donde puedo verlos con claridad. El saca su teléfono y juega un juego. Ella desliza el dedo hacia arriba y cada tanto pulsa dos veces la pantalla. Solo sus hombros se tocan. No hay comentarios, no hay complicidad. Ella levanta la vista, guarda el aparato móvil y acomoda la cartera sobre su hombro. El nunca deja de jugar su juego. Ella acerca la boca a la frente de su enamorado, dibuja en su beso unos labios ausentes. El devuelve un saludo apagado sin mirada a los ojos, sin el fuego del amante que se separa de su amada. El tan solo ve los puntos que va uniendo en su teléfono. Mientras el tren retoma su meneo, veo que ella intenta, casualmente, encontrar la mirada de su novio a través de la ventana: disociación.

Parece que solo yo los veo.

Sólo aquellos a los que la sociedad amarrada al teléfono llama locos son los que hablan. Levantan sus voces como queriendo despertar a los dormidos, que lejos de despabilarse miran de reojo y mueven sus cabezas en señal de desaprobación.

Parece que solamente yo los veo.

Los niños pequeños ya no gritan asombrados con sus narices pegadas al vidrio. La indiferencia también ha oscurecido sus corazones que solo se activan frente a una pantalla de colores y sonidos que aturden y adormecen las preguntas y el asombro. Pequeñas maquinitas que no cuestionan, no leen, no prestan atención. Afortunadamente para los seres grises en los que nos hemos ido convirtiendo, los niños tampoco hacen ruido, o al menos hasta que uno de estos aparatos pierde su poder hipnotizador al quedarse sin batería.

Parece que solo yo los observo.

Pero luego lees en las aplicaciones, en las que todos creen estar conectados con todos y se habla de desigualdades, de ponerse en los zapatos del otro. Creen que entienden como funciona el mundo porque alguien con muchos seguidores, competente o no en alguna materia, dando su punto de vista totalmente subjetivo, da cátedra del cómo, cuándo y por qué de la vida (propia y ajena).

Parece que solo yo los sigo observando.

Una joven le habla directamente a la pantalla de su teléfono. Sentada sola en un vagón a medio llenar, ella coquetea. Toma un lápiz de labios y marca su boca de un tono fuerte. Ella sigue hablando sola. Coquetea con alguien que no está con ella. Coquetea con ella misma. Improvisa caras. No está loca, está sola, está sola consigo misma. A nadie le parece raro que alguien le hable a una pantalla.

Tal vez es que solamente yo puedo verlo.

Los seres grises con los que comparto el tren, creen que saben pues leen twitter. Creen que tienen amigos pues suman desconocidos en sus redes sociales impersonales y cibernéticas. Se creen eruditos en una materia pues comentan y son comentados.

La gente no sabe, pero los observo a través de las cámaras de los vagones que todo lo saben y controlan.

Alguien llama mi atención. En el continuo abrir y cerrar de puertas en gastadas estaciones. En el vaivén de seres con rostros grises que suben y bajan. En el mecimiento adormilado de los brazos, manos y su extensión táctil, dos mujeres, ajenas al frío del desconocimiento hablan frente a frente, casi que parece que estuvieran mirándose a los ojos.

Ahora las observo solamente a ellas. Ellas probablemente saben que en el constante rojo titilar  la cámara sobre sus cabezas, alguien las examina en silencio.

No escucho sus voces pero veo el movimiento de sus labios, sus gestos. Sonríe una de ellas. Ríe la otra mientras unos rulos indomables no dejan de balancearse.

Las veo, las observo. Me intrigan.

Parece que si se vuelve del gris y reaparecen los colores.

De las mil pantallas que miro, de toda esa gente que persigo con la mirada, del panóptico motor invisible que a todos nos controla, siento que vuelvo a ver la luz mientras solamente yo observo.

Letras

Letras

Me preocupé por mirar el papel. Es que estaba desorientado y sentía la necesidad de buscar una mano amiga que me sacara de la angustia y liberara la opresión que sentía en el corazón. Note que no podría volver a escribir y creí que todos […]

“Meat-less-balls”. Albóndigas sin carne

“Meat-less-balls”. Albóndigas sin carne

Buscando ideas en un libro de recetas nuevo de Johana Clavel que se llama “Cocina latina ligera“, me encontré con esta receta que me resultó muy prometedora y no me equivoqué. Soy de las que seguir al pie de la letra una receta le resulta […]

La importancia de la lactancia materna

La importancia de la lactancia materna

Amamantar es un acto que puede ser muy complicado.
A veces lastima, a veces nos hace llorar de frustración, otras tantas de dolor, pero también da satisfacción.
Es como la vida misma.
Pero como todo pasa, lo malo queda atrás, las tormentas se superan, cuando ya no hay recuerdos de los inconvenientes, de las complicaciones y el dolor no es parte del recuerdo, aparecen las alegrías y somos capaces de ver los logros que nos traen satisfacciones.
Hablemos de vínculos, de conexión…
De ese amor de madres que todo lo puede.
Dar teta a demanda no solamente ayuda a nuestros/as hijos/as a crecer fuertes y sanos. Nos ayuda a construir una unión, un lazo invisible desde el primer segundo de vida hasta la eternidad.

Esos invaluables momentos en silencio en los que la madre y su bebe aprenden a conocerse, a entender ese maravilloso lenguaje de amor a través de las miradas, del reconocimiento, de la confianza, son beneficios que empiezan en esos primeros pequeños encuentros y acompañan toda la vida.
Ellos rodeados de los brazos en los que siempre todo va a estar bien.
Refugio.
En ningún otro lugar podremos estar más a salvo que en los brazos de una madre llena de amor.
Beneficios que aparentan ser momentáneos pero que se perpetúan en el tiempo.
Porque es un tiempo que vale oro.
Porque es una oportunidad que tenemos como mujeres, única, no lo desperdiciemos mirando la pantalla de un teléfono.

 

Beneficios: 

  • la lactancia materna mejora las funciones cognitivas de los niños a largo plazo.
  • La leche materna proporciona a los bebés nutrientes esenciales y anticuerpos.
  • Fortalece el vínculo madre-hijo.
  • Ayuda a perder peso más fácilmente.
  • Disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de mama e hipertensión.
  • Estimula la contracción del útero y ayudar a que regrese más rápidamente a su tamaño normal.
  • Los bebés amamantados tienen menos probabilidades de alergias, infecciones…
  • La leche materna favorece el mayor desarrollo de la mente del bebé.
  • Tiene propiedades tranquilizantes para el niño.
  • Protege la boca y estimula los músculos faciales del bebé.
  • Las madres que amamantan tiene menos riesgo de osteoporosis.
  • Disminución de las probabilidades de padecer cáncer de útero y de ovarios.
  • Menos ansiedad y depresión posparto.
El silencio de la ciudad blanca

El silencio de la ciudad blanca

Este es el primer libro de la trilogía de Eva García Sáenz de Urturi. “Aquí termina tu casa, aquí comienza la mía” -Kraken Ultimamente he estado leyendo varios libros de crímenes, encrucijadas y misterios, me encantan. Siempre me engancho en las 5 primeras páginas y […]

Los “don’t” de la salud de nuestros hijos

Los “don’t” de la salud de nuestros hijos

Esta es la primera entrega de la serie: ¿Cómo transformar la vida de tus hijos para lograr un estilo de vida saludable? ya les iré compartiendo tips que tienen que ver con pequeños cambios que hacen grandes diferencias. Aquí va una pequeña pero muy importante […]

Simples razones para comprar a Sophie La Girafe

Simples razones para comprar a Sophie La Girafe

En este mundo poco prevenido, poco consciente del futuro y de la importancia de cuidar el planeta que tenemos, alguien tuvo la brillante idea de crear a Sophie.

La llegada de un nuevo ser trae felicidad a las familias y un gran dolor de cabeza al medio ambiente.

Las madres (sobre todo cuando se trata del primer niño) tenemos una fuerte tendencia a creer que necesitamos TODO y de todo. Creemos que nada va a ser suficiente y que a nuestro pequeñ@ le van a faltar mil y una cosas. Nada más alejado de la realidad. Lo único que verdaderamente importa y que nuestro hij@ va a necesitar es mucho amor, abrazos, tiempo de calidad skin to skin y mucha pero mucha teta. Por supuesto que cambiarle los pañales y abrigarlo son cuestiones primordiales también.

Con la llegada de Clemente fui consciente de los tamaños de las cajas, de la cantidad de plástico en el que vienen las cosas. Entendí que se puede comprar muchas cosas usadas y que no por eso mi hijo va a sentir que lo quiero menos.

En el momento de comprar “juguetes” saltan todas las alarmas. Justamente ellos que son tan sensibles y delicados; a ellos que se llevan todo a la boca y chupan sin parar se les da juguetes de plásticos.

Por supuesto que hay ciertas medidas preventivas que uno puede tener y controlar al momento de elegir el que creemos más indicado. Luego de hacer una meticulosa investigación elegí, una vez más, tener a Sophie, La Girafe en nuestras vidas.

Es una girafa tan linda que todos los chicos adoran. Con Constantine cuando se la compré me llamó la atención el precio, ya que comparada con cualquier otro mordillo es bastante más cara, pero no me puse a averiguar las razones, pensaba que simplemente era porque estaba de moda.

En esta oportunidad descubrí las verdaderas razones y decidí contarlas:

  • Está hecha de caucho 100% natural derivado del látex del árbol de Hevea. Gracias a ese caucho Sophie tiene una textura ideal para los pequeños.
  • Hace 55 años que esta linda girafita de 18 cm se realiza de manera completamente ARTESANAL. Son un total de 14 operaciones manuales lo que significa que no hay 2 Sophies iguales. Cada una es única en su género.

Hoy por hoy que algo no provenga de fabricación en masa desde China, que sea Fair Trade y que utilice un producto sustentable y amigable con el medio ambiente no es poca cosa, por eso en casa ya tenemos nuestra nueva Sophie.

Un aplauso para Sophie La Girafe que viene de Francia  ¿No es de Paris donde la cigüena busca a los bebés?

Jurassic World: El “ride” más esperado del verano

Jurassic World: El “ride” más esperado del verano

¡Es oficial: Abrió la mega atracción “Jurassic World—The Ride”! Para ustedes, los amantes de la adrenalina, espero que estén preparados para ¡gritar y reír sin parar! La nueva atracción de “Jurassic World” de Universal Studios Hollywood ya empezó a llenar de mariposas las panzas de […]